Loading...

LIMPIA TUS GENES (COLECCIóN VITAL)

Ben Lynch  

0


Fragmento

Introducción

¡Tus genes no son tu destino!

Era un día común y corriente de 2007. Tenía media hora libre y decidí ver qué tal estaba la transmisión de ese día del programa Nova, de PBS, en el aire en ese momento: “A Tale of Two Mice” (Historia de dos ratones).

El programa presentaba dos ratones genéticamente idénticos que tenían apariencias completamente distintas. Eran de una raza con un fuerte potencial genético para la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Sin embargo, uno de los ratones estaba delgado y sano, mientras que el otro tenía sobrepeso y era propenso a las enfermedades. Aunque los dos tenían el potencial genético para dolencias graves y exceso de peso, sólo uno tenía mala salud.

Yo miraba estupefacto mientras el investigador explicaba el “factor x”: la misteriosa y poderosa razón detrás de nuestra capacidad de manipular nuestra herencia genética y crear salud en vez de enfermedad. El secreto estaba en la metilación, un proceso bioquímico que ocurre dentro de tu cuerpo. Si metilas ciertos genes, puedes apagar tu tendencia genética a la obesidad y las enfermedades.

Recibe antes que nadie historias como ésta

¿Y cómo se había logrado esa asombrosa hazaña con los ratones que presentaban en el canal PBS? En ese experimento, con pura dieta. Mientras los ratones del experimento seguían en el útero materno, los investigadores les dieron donantes de metilo —nutrientes que apoyan el proceso de metilación— a algunas de las madres, pero no al grupo de control. La dieta apropiada apagó los “genes sucios” de los ratones y reconfiguró su destino genético.

Este proceso de encender y apagar genes se conoce como epigenética. Lo que he aprendido desde aquel trascendental día de 2007 es que podemos transformar nuestro destino genético mediante una combinación de dieta, suplementos, sueño, alivio del estrés y exposición reducida a las toxinas ambientales (las toxinas que hay en nuestra comida, agua, aire y productos). Con las herramientas adecuadas podemos trascender las tendencias heredadas a determinadas enfermedades (entre ellas la ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad —TDAH—, malformaciones congénitas, cáncer, demencia, depresión, cardiopatía, insomnio y obesidad) para crear una nueva vida saludable.

Aún recuerdo lo asombrado que estaba cuando acabó el programa. Golpeé el escritorio con la mano.

—¡Eso es! —exclamé—. Eso es lo que quiero hacer.

A partir de ese momento me obsesioné. A diferencia de lo que muchos médicos y científicos piensan, nuestro destino genético no está fijo. Puede editarse, reescribirse, cambiarse. Sólo necesitamos saber cómo.

Así se volvió mi misión identificar nuestros genes sucios y elaborar el protocolo que necesitamos para darles la lavada necesaria para cambiar enfermedad por salud y permitir que todos alcancemos nuestro potencial genético. Con gran alegría te cuento que tras una década de investigación, estudio y tratamientos exitosos de pacientes de todo el mundo he elaborado y perfeccionado el Protocolo Limpia tus Genes, un programa para optimizar tu salud y tu vida.

El poder de la epigenética

Siempre me ha fascinado la manera como nuestro cuerpo quiere estar sano y he pasado la mayor parte de mi vida aprendiendo cómo ayudar a que lo logre. Estudié biología celular y molecular en la universidad, tras lo cual me convertí en un médico naturópata —un especialista que se vale de métodos naturales basados en evidencia científica para restaurar el equilibrio y optimizar la salud—. Trabajando con pacientes me di cuenta de que también necesitaba convertirme en especialista en medicina ambiental para descubrir cómo debilitan nuestra salud las sustancias químicas de nuestro entorno y qué podemos hacer para desintoxicar nuestro cuerpo.

Lo que hizo que mis diferentes estudios encajaran juntos fue el campo de la epigenética: los diversos y numerosos factores que pueden influir en cómo se expresan nuestros genes. Siempre había sabido cuán poderosos pueden ser los genes. Sin embargo, fue muy emocionante descubrir que no tenemos que doblegarnos a los dictados de nuestro ADN, sino que podemos trabajar con nuestros genes para alcanzar una salud óptima… si sabemos cómo lograrlo.

Una de las piezas más importantes del rompecabezas genético es un tipo de variación conocida como polimorfismo de un solo nucleótido (PSN —o SNP, por sus siglas en inglés—). Hasta ahora se han identificado aproximadamente 10 millones de PSN en el genoma humano y cada uno de nosotros tiene más de un millón.

La mayor parte de esos PSN no parecen afectarnos mayormente. Sí, representan una leve variación o anormalidad en varios genes, pero hasta donde sabemos esas variaciones no parecen tener mucha influencia en la forma como funciona nuestro cuerpo.

Algunos PSN, sin embargo, pueden tener un impacto enorme en nuestra salud y nuestra personalidad. Por ejemplo, los PSN en el gen MTHFR pueden provocar una gran cantidad de problemas de salud, desde irritabilidad y obsesión hasta malformaciones congénitas y cáncer (obsérvese que dije pueden, no tienen que: ¡justamente de eso se trata este libro!). Los PSN en el gen COMT pueden traer consigo adicción al trabajo, problemas de sueño, síndrome premenstrual, problemas con la menopausia y, una vez más, cáncer, junto con una inagotable energía, entusiasmo y buen humor (sí, muchos PSN tienen, aparte de los inconvenientes, un lado positivo).

Problemas de salud que por años habían intrigado a mis pacientes de pronto cobraban sentido cuando descubrían que sus PSN eran los responsables. Padecimientos que antes parecían abrumadores e incluso fatales se volvían manejables cuando los pacientes se enteraban de que podían reorganizar la conducta de sus genes con ayuda de su dieta y estilo de vida.

Yo mismo experimenté esa revelación cuando descubrí que tengo por lo menos tres PSN de importancia. Finalmente comprendí por qué soy tan centrado y determinado, algunos dirían incluso que obsesivo. También descubrí por qué puedo irritarme de un momento a otro y por qué reacciono de manera tan intensa a determinados productos químicos y gases. Fue un alivio llegar a comprenderlo: cosas que nunca habían tenido sentido de pronto eran claras, y además existían algunas nuevas soluciones en las que podía confiar. Al avanzar en la lectura de este libro tendrás la oportunidad de hacer el mismo tipo de descubrimientos emocionantes acerca de ti.

Sobre todo, conocer mis PSN me permitió hacerme cargo de mi salud. Al fin podía ayudar a mi cuerpo y mi cerebro con la alimentación y el estilo de vida que necesitaban. Por primera vez en mi vida sentí que estaba trabajando al máximo de mis posibilidades.

Quería que mis pacientes tuvieran esa misma experiencia; ¡qué diablos!: quería que todo el mundo la tuviera, así que empecé a desarrollar un programa para limpiar nuestros “genes sucios”: qué deberíamos comer, qué suplementos ayudarían y cómo crear un estilo de vida de “genes limpios”. Quería que fuéramos como ese ratón con apoyo epigenético, radiantes y saludables sin importar qué genes nos hubieran tocado. Sabía que si pudiera ahondar lo suficiente, encontraría las respuestas.

Y ahora, 10 años después, con orgullo puedo decir que las encontré. Claro, aún tengo muchísimo que aprender: el campo de la epigenética apenas empieza y todos los días hacemos nuevos descubrimientos. Paso gran parte de cada semana llevando a cabo mi propia investigación y otro tiempo considerable leyendo los estudios que mis colegas producen. Una sola persona jamás podría mantenerse al día… y ésa es la buena noticia. Tengo plena confianza en que dentro de 10 años más tendremos el poder de hacernos cargo de nuestra salud de maneras que ni siquiera imaginamos.

Con todo, tú quieres estar sano hoy, no dentro de un año ni dos ni 10. Así, además de mis investigaciones y mis estudios, he trabajado con miles de pacientes y cientos de doctores para aprender cómo toda esa ciencia arcana puede traducirse en un programa práctico y accesible que cualquiera pueda realizar, por ocupado que esté. Dicto conferencias, publico videos y mantengo un blog para llegar a médicos, profesionales de la salud, científicos y el gran público.

Con orgullo puedo decir que me he convertido en el especialista al cual recurrir cuando se trata de epigenética, incluso para médicos reconocidos y autores de éxito como Chris Kresser, Izabella Wentz, Alan Christianson, Peter Osborne y Kelly Brogan.

Para ser honesto, me gustaría no ser la fuente primaria de información: quisiera que lo que yo sé fuera un conocimiento extendido y común y corriente, el enfoque básico disponible en todo consultorio médico. Ése es mi nuevo objetivo, y por eso escribí este libro: para enseñar a todas y cada una de las personas interesadas cómo limpiar sus genes y gozar de una salud insólita.

¿TUS GENES SUCIOS TE PROVOCAN LOS SIGUIENTES PROBLEMAS?

PROBLEMAS DEL CEREBRO Y DEL HUMOR

Ansiedad Depresión Fatiga Insomnio y trastornos del sueño Irritabilidad Neblina mental Problemas de memoria Trastorno por déficit de atención / trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDA / TDAH)

CÁNCER

Cáncer de estómago Cáncer de mama Cáncer de ovario

PROBLEMAS CARDIOVASCULARES

Arteriosclerosis Cardiopatía Derrame cerebral Elevación de los triglicéridos Hipertensión

PROBLEMAS HORMONALES FEMENINOS

Dificultades en la menopausia Migrañas menstruales Problemas menstruales: cólicos, sangrado en exceso, cambios de humor y dificultades cognitivas Síndrome premenstrual (SPM)

PROBLEMAS DE FERTILIDAD Y EMBARAZO

Aumento en el riesgo de malformaciones congénitas Dificultades para embarazarse Dificultades para llegar a término

PROBLEMAS DE GLÁNDULAS Y ÓRGANOS

Cálculos biliares Disfunción tiroidea Hígado graso y otras disfunciones hepáticas Sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SBID)

PROBLEMAS METABÓLICOS

Antojos, sobre todo de dulces y carbohidratos Obesidad y aumento de peso

¿Tus genes sucios están enfermándote?

Probablemente has oído que tus genes afectan cuán sano puedes ser. Es casi seguro que tu médico te haya dicho que por tus antecedentes familiares puedes ser propenso a la cardiopatía, la depresión, la ansiedad y otros desórdenes.

La mayor parte del tiempo estas noticias desalientan a la gente. “Tengo miedo —me dicen—, mis genes son un desastre. Tendré que arreglármelas con eso.”

¡De ninguna manera!

Al cabo de años de investigación en la nueva ciencia de las anormalidades de los genes, y después de haber dado tratamientos efectivos a miles de pacientes, contando a mi familia y a mí mismo, te presento aquí un emocionante nuevo enfoque: un método demostrado para superar tus limitaciones genéticas y ayudarte a ser más sano y radiante.

Entonces, que no te quepa la menor duda: tus genes no son tu destino.

Pero quizá te han enseñado que sí lo son. Quizá, como la mayoría de la gente, te han dicho que heredaste un “plan maestro”: características que están labradas en piedra desde el momento de tu concepción hasta el día de tu muerte. Según esta postura, tus genes son un comité de jueces severos dictando una condena a cadena perpetua.

A veces parecen decir: “Mmmh, démosle a esta mujer depresión, que le viene de la madre. Y echémosle también cardiopatía, que viene del lado del padre. ¿Y si agregamos una personalidad tímida y ansiosa, que hereda de su abuela? Ya casi terminamos, pero pongamos un ingrediente más: un leve caso de TDAH, no clínico, pero igual que a dos tíos suyos, siempre le va a costar trabajo concentrarse. Ahí está, ¡listo! ¡Buena suerte, mujer! Disfruta el destino que escribimos para ti, porque no hay absolutamente nada que puedas hacer para cambiarlo”.

Un panorama sombrío, ¿verdad? Es una suerte que no sea cierto. Lejos de estar labrado en piedra, tu destino genético se parece más a un documento escrito en la Nube: tienes la posibilidad de editarlo y revisarlo en todo momento de tu vida. Cada vez que bebes un refresco, te las arreglas con cuatro horas de sueño, usas un champú lleno de productos químicos industriales o te encuentras con una bomba de estrés en tu trabajo estás poniendo la parte negativa del documento en caracteres gigantes. Y cada vez que comes una lechuga orgánica, duermes tus horas, usas un champú sin productos químicos, te ríes con amigos o haces yoga, estás agrandando la parte positiva del documento y reduciendo la negativa a una letra tan pequeña que es casi como si no estuviera.

Tus genes no determinan la ley, sino que negocian contigo. Ni siquiera hablan con una sola voz: son un comité, y en ocasiones no se ponen de acuerdo.

Algunos de los integrantes de ese comité son severos. Todo el tiempo están gritando: “¡Cardiopatía!”, “¡Depresión!” o “¡Una agobiante falta de seguridad en sí misma!”. Y si tú no conoces la manera de trabajar con ellos, esas voces duras y fuertes pueden tomar el control.

Sin embargo —y por ello este libro va a cambiar tu vida—, si sí sabes cómo trabajar con tu “comité de genes” puedes provocar un mucho mejor resultado. Podrías moderar o incluso silenciar esas fuertes voces negativas. Al mismo tiempo, puedes subir el volumen de las voces que están diciendo: “¡Humor equilibrado!”, “¡Corazón saludable!” y “¡Seguridad en ti mismo!”.

Así, pues, prepárate para limpiar tus genes. En este libro encontrarás cómo sacar el mejor provecho de tu herencia genética, ahora y para el resto de tu vida.

¿ESTÁN SUCIOS TUS GENES? ALGUNOS SÍNTOMAS COMUNES

Acné Adicción al trabajo Ansiedad Antojos, sobre todo de carbohidratos y azúcar Cálculos biliares Cambios de estado de ánimo Depresión Diarrea Dolor de articulaciones o músculos Dolor de cabeza / migraña Enojo y agresión Estreñimiento Exagerado reflejo de sobresalto Fatiga Fibromialgia Gases e inflamaciones Hemorragias nasales Indigestión Insomnio Intolerancia alimentaria Irritabilidad Manos y pies fríos Moqueo / congestión nasal Neblina mental Obesidad / aumento de peso Obsesión Problemas de atención Prurito en la piel Reacciones alérgicas Reflujo gastroesofágico / acidez Rosácea Síndrome de ovario poliquístico (SOP) Síntomas de menopausia / perimenopausia Síntomas desconocidos: simplemente “no te sientes bien” SPM / reglas difíciles Subidas y bajadas de azúcar en la sangre Taquicardia Tensión nerviosa Transpiración

Lo que tu médico no te dirá…, pero yo sí

Si has tenido problemas con alguno de los síntomas que acabo de listar, tal vez tu médico te dijo que en realidad no estás enfermo. O quizá te han ofrecido medicamentos para controlar los síntomas —antibióticos, analgésicos, antiácidos, antidepresivos, ansiolíticos— sin prestar mucha atención a los problemas subyacentes que dan lugar a esos síntomas.

Puede que hayas tenido más suerte. A lo mejor encontraste a un médico naturópata, un especialista en medicina funcional e integrativa, un osteópata, una enfermera o enfermero calificado para ejercer la medicina, un nutriólogo, un quiropráctico u otro profesional de la salud que te haya ayudado a restablecer la salud y el bienestar mediante la dieta, ajustes al estilo de vida y otros medios naturales. Aun así, tu tratamiento está incompleto si no sabes de los genes sucios, la causa fundamental de muchas de las afecciones con las que estás batallando.

Eso se debe a que la epigenética —la modificación de la expresión genética para mejorar tu vida y tu salud— es un aspecto innovador de la medicina y la mayoría de los profesionales no la comprende. Soy una de las pocas personas que han entendido cómo traducir la investigación genética en acciones concretas que mejorarán tu salud, y justo por eso tantos destacados especialistas en asistencia médica acuden a mí para recibir capacitación y consejo. Por eso paso gran parte de mi tiempo dando conferencias e informando a doctores y prestadores de servicios médicos —ya sean convencionales, naturales o de otros—, así como leyendo estudios de otras personas, haciendo mis propias investigaciones y ayudando a otros a recuperar su salud.

Por consiguiente, las sugerencias de este libro se basan en el material científico más reciente. La mayoría de los prestadores de servicios médicos no está al tanto de esta información, aunque estoy dispuesto a apostar que, en pocos años, programas como el que se presenta en este libro estarán generalizados e incluso serán habituales.

Mientras tanto, ¡felicidades! Leer este libro te pone a la vanguardia. Cuando entiendas por qué algunos genes están sucios y cómo limpiarlos, te sentirás mejor de lo que jamás hubieras imaginado.

¿QUÉ CLASE DE DOCTOR SOY?

Soy un médico naturópata. La naturopatía es un sistema con base científica que emplea métodos naturales para restablecer la salud y el bienestar, con un enfoque en el ataque de las causas subyacentes de los males en vez de los síntomas. Recurre a medios naturales (dieta, estilo de vida, hierbas, suplementos), evita los productos químicos, apoya la desintoxicación y la reducción o el alivio del estrés. Cada vez más doctores, enfermeros y otros prestadores de servicios médicos practican un enfoque similar conocido como medicina funcional e integrativa, que también se centra en los medios naturales para tratar las causas de fondo.

Mi historia de éxito con la limpieza de genes

Mi lucha personal con los genes sucios ha sido larga y confusa. Ya de niño creía que debía haber algo detrás de mis dificultades, pero por nada del mundo conseguía explicarme qué.

Intenso y súper concentrado, también podía perder los estribos de un momento a otro y me ponía irritable y me frustraba sin previo avis ...